La vida es como ese dicho: Si quieres hacer reír a Dios cuéntale tus planes. ¿Verdad?

Nosotros planificamos todo a detalle, calculamos los riesgos, analizamos todo para disminuir la probabilidad de fallas y aún pasa: el plan no funciona.

No sabes donde esta la falla ni por que ocurrió, lo único que sabes es que parece que todo se va a la m****. ¿Cómo puede ser? Pusiste tanto esfuerzo, tiempo y planificación en ello y aún así parece que “Dios se esta riendo de ti”.

¿Pero como sigo?

¿Lo das por perdido o lo vas a (poder) rescatar? Y primero, ¿cómo manejas la decepción que sientes contigo mism@ y ante el plan? Yo creo que esa es la parte mas difícil. Porque sentiste tanta emoción y ganas y de un día al otro parece que todo se quebró. Desilusión, falta de autoconfianza y decepción están tomado el volante que sentiste tan seguro en tus manos. Y ver la situación de una perspectiva objetiva parece imposible.

El reto es hacerse amig@ del (posible) fracaso. No digo que lo deberías celebrar ni estar contento por ello. Pero hay que tomarle como un “frenemigo” que vive en otra ciudad y de vez en cuando te viene a visitar sin anunciarse anticipadamente. Pero ya esta aquí y va a ser difícil mandarle a casa sin una excusa muy buena.

Entonces, hay que ponerse las pilas y ser creativo: ¿Cómo lo puedo solucionar? Porque todos sabemos que en los momentos mas difíciles y desesperados nacen las ideas mas maravillosas, ¿no? Tal vez es justo un momento de esos y el reto es de salvar tu plan con una idea que nunca hubieras tenido sin estar en esa situación delicada. Y boom, se puede salvar.

Bueno, y a veces no se puede salvar… Pero en vez de tirarlo todo a la basura siéntate un rato y examina lo que pasó. Porque un error es solo un error cuando lo cometes mas de una vez… (jajaja, lo escuchaste ya muchas veces). Pero acércate sin enojo, lo mas neutral posible y analízalo como un científico: No salió mal, solo no salió como te esperaste. ¿Qué puedes cambiar la próxima vez para no repetir el mismo resultado?

De todos modos, podemos planificar, disminuir riesgos pero al final todavía hay muchos factores que son incontrolables y fuera de nuestro alcance que un fracaso siempre esta dentro de los posibles resultados. A todos nos pasa, y digo a TODOS. La clave esta en aprender y salir de ello como persona mas sabia y con aún mas ganas de brillar en el futuro. Porque el fracaso mas grande es el de no seguir adelante y darse por vencido.

 

Imagen: Ann H