La gente siempre me dice que maravilloso y fantástico es Berlín. Yo, como berlinesa que dejé la ciudad hace mas que 10 años no lo puedo entender… Yo tuve mis razones para irme y cada vez que vuelvo recibo la confirmación de que el irse fue buena decisión.

Pero aún, me pregunto ¿que están viendo ellos que no veo yo?

Esa pregunta en general me parece muy poderosa. Porque muchas veces los demás ven algo que no puedes ver tú. Tomando Berlín como ejemplo me parece una buena idea de practicar “el retroceder un paso” en el sentido de salirse del contexto para verlo todo con una vista mas objetiva, sin emociones ni juicios.

Ese ejercicio se puede hacer básicamente en cualquier situación: Diste una presentación para un proyecto pero no estas satisfecha con ella? Y aún, tus compañeros te aplaudieron… ¿Qué vas a pensar? “Ah mira, me quieren motivar, porque saben que puse muchas ganas aún me salió mal” A ver a ver, ¡salte del contexto! ¿Puede ser que eres perfeccionista y justo por eso la presentación salió súper bien, pero la única que no lo ve eres tu?

¿Sientes que no es tu mejor día hoy? Y aún, tu amiga te dice que te ves muy guapa hoy. ¡Salte del contexto antes de invalidar su comentario! ¿Qué ve ella, que no puedes ver tu? Y búscalo… una vez encontrado va a ser mas fácil el no invalidar los comentarios positivos de los demás.

Nuestro punto de vista siempre esta nublado por nuestras emociones y juicios y muchas veces nos impiden disfrutar ciertas situaciones.

¿Qué opinas? La próxima vez que alguien te hace un cumplido (profesional) no solamente acéptalo sino interiorízalo suponiendo que esta persona tiene un panorama mas real que tu. 

¿Y tú, ya sabes “retroceder un paso”?
#elartederomperlapiñata #comorompolapiñata