¿Sabes que? Yo no crecí con internet ni existía la palabra “redes sociales” cuando yo era joven,  porque simplemente no había “redes” digitales. ¿Cuantos años tengo? Hm… parece unos 100, ¿no?

Hoy en día tienes toda la información al alcance, un clic o un “swipe” y ya esta. ¿Lo que comí en el nuevo café de Malasaña? Pues, revisa mi Instagram. ¿Quieres saber que tal el concierto hoy en la noche?  Boom, revisa mi “live video” en Facebook mas al rato. Todo se conecta y todo se comparte.

Las redes sociales son como millones de galerías de arte y cada quien es su propio “curador”, solamente subiendo las “obras” que probablemente van a provocar una reacción (likes o comentarios). Algunas galerías “venden” mejor, otras no tanto, porque las “obras” no responden tanto al gusto popular.

Por eso hay que tomar una decisión: Quiero compartir contenido que significa algo para mi o quiero compartir contenido que solamente significa algo para los demás?

Para mi personalmente es importante compartir contenido de valor y/o contenido que es importante para mi. Por eso mi alter ego digital es muy parecido a quien soy en la vida real. No tengo interés en crear un avatar “mas interesante” para recibir mas “likes”.

Pero yo se que cada persona, dependiendo de su edad, tiene una percepción muy diferente del las oportunidades de la era digital. Para mi es la sensación de estar “interconectada”, teniendo la libertad de comunicar y hacer negocios con gente en todo el mundo. Pero al final del día tomo mi vermut con personas tangibles porque eso es algo irreemplazable para mi.

¿Y tu, cual es tu mundo preferido, el digital o el real?
#elartederomperlapiñata #comorompolapiñata